Cuando yo quiera, como yo quiera.

 

Eso espero del pronombre reflexivo que, si para algo vale, es para  indicar que la acción se realiza por uno mismo y para uno mismo.

 

Pero, la gente, que tendemos a suavizar, a disfrazar, a disimular penas, piensa que fallecer es más elegante, más ligerito, que te mueres, pero  menos…

 

Tengo muy observado que, si te hablan de alguien lejano que se ha ido, dicen que se ha muerto, cuando te comunican la muerte de un ser querido dicen que ha fallecido.

 

Pero claro, es que si falleces algo ha fallado, tú no lo has elegido mientras que si te mueres es tu decisión, tu última decisión.

 

(Nada que ver con el suicidio. Capítulo aparte)

 

Definitivamente, he decidido que, cuando lo sienta cerca, decidiré morirme y no permitiré mi fallecimiento.


Deja un comentario