Vamos a empezar una sección de recetillas de cocina para que no se pierdan, para que estén ahí, para recordar a mi abu y a mi bisa y, naturalmente, a mi madre, que se las han ido pasando unas a otras, para seguir usando la cuchara, para seguir comiendo como dios manda y por si algún hijo rompe la tradición de pasarlo solo entre mujeres y se lo pasa a otro hijo.

 

 “Judías con liebre”

Que ahora sería liebre con judías, porque es importante el orden: en tiempos de mi abuela, que eran tiempos de escasez, había más judías y menos tajadas de liebre, ahora hay que poner la liebre en su justo lugar.

 

 Ingredientes:

  • fundamental: liebre y buenas judías blancas
  • aceite de oliva
  • una cebolla
  • dos cabezas de ajo pequeñas
  • pimienta negra
  • pimentón
  • vinagre de vino
  • laurel

 

Obviaremos las cosas tan básicas como decir que hay que poner las judías en remojo. Se ponen a cocer en agua fría, si es posible, en olla de barro, a fuego muy lento con sal, ajos y laurel.

Por otra parte se hace el estofado de la liebre y una vez hecho se deshuesa la carne en trocitos pequeños y se junta todo el estofado con las judías a las que se habrá dejado el justo caldo. Se mantiene, lentísimamente, al fuego media hora más. Se retira y se tiene reposando una hora para que esté en su punto.

 ¿Alguien no sabe hacer el estofado? Lo contamos en la próxima.


Deja un comentario